17 diciembre 2010

Viaje a China (XIX): Ultimo dia en China

Como se solida decir, "ya esta todo el pescado vendido". Hoy es nuestro último día aquí, y el trabajo avanzó hasta ayer.

Hoy poco hemos hecho, alguna prueba, y avanzar algo para el fin de semana. El avión sale desde Hong Kong este domingo, y queremos aprovechar un poco el sábado, seguramente nos acercaremos a Macao, y algun paseillo por esa ciudad.

Ya se quedará atras este trabajo, donde he podido comprobar que no es tan facil trabajar en equipo, cuando todos tenemos el mismo nivel, similares conocimientos, y puntos de vista muy diferentes... Quedan cosas abiertas, y seguramente a alguien le tocará volver al año que viene. Lo malo es que vuelvo a estar en el sorteo, con muchas posibilidades para venir...

Al menos, cuando hemos podido, hemos visto cosas interesantes, muy diferentes, curiosas. Hemos disfrutado de la comida china (¡A ver cuando toman nota los restaruantes chinos de España, y dejan de ser todos tan iguales, para ser un poco más chinos!), y nos hemos liado por los problemas de comunicación (aquí si que hay autenticos problemas, ya que por más que se miren los carteles es practicamente imposible identificar que leshes pone...), en algunos casos con resultados bastante divertidos (ayer intentando pedir la cuenta de la cena me trajeron un cenicero, un boli, pañuelos, hasta que al fin nos conseguimos hacer entender para que nos trajeran la cuenta).

Aunque no he venido solo a este viaje, no es lo mismo que venir con un amigo o familiar, aunque siempre es mucho mejor que ir solo (como me pasó en Hong Kong).

A la vuelta tendré unos cuantos sellos más en el pasaporte, más esperiencias en el recuerdo, y las mismas ganas de ver cosas nuevas y compartirlas con amigos y familia.

15 diciembre 2010

Viaje a China (XVIII): La gente

Guangzhou es una ciudad enorme, y llena de gente muy variada (todos chinos, claro). Incluso para los no observadores se pueden diferenciar dos tipos muy diferentes, los habitantes de Gangdong y las tierras del sur, y los que vienen del norte. Los del sur son más morenos de piel, más pequeños, con rasgos más redondeados, mientras que los del norte son más claros, altos y con caras angulosas. Incluso entre ellos tienen problemas para entenderse (ya que aunque hay un "lenguaje" chino oficial para todo el país, cada región tiene sus diferencias). Y la dificultad propia de sus lenguaje (en especial del escrito) hace que para los occidentales sea toda una odisea cosas sencillas como pedir la comida en un restaurante.

En general, los chinos, tienden a ser amables. Salvo cuando conducen. Aquí los pasos de cebra son meros adornos en la calle, ya que nadie los respeta (incluso hay que tener cuidado con los ciclistas), y los semáforos son orientativos, tanto es así que en las calles más transitadas hay una especie de "guardias de trafico" controlando cada lado del paso de cebra, para parar a los peatones, principalmente.

Tienen ciertas constumbres que a nuestros ojos occidentales chocan mucho, como escupir. Es muy frecuente ver como lanzan escupitajos enormes al suelo. Ya nos ha pasado de quedarnos mirando a una chica mona (aquí van muy minifalderas y a la moda), y todo el encanto se va al garete cuando lanza un escupitajo que dejaría en ridículo al más duro vaquero. Otras cosas que llaman la atención es que sorben muy ruidosamente la sopa y otras comidas, evitan tocar cualquier comida con las manos, llegando al extremo de comer la pizza o el pollo con guantes de plástico.

No se ve tanta gente con mascarillas como me pasó en Hong Kong, y la forma de vestir es muy occidental (salvo las camareras de algunos restaurantes). No suelen beber alcohol y son muy cumplidores con sus invitados.

La vida social parece que la hacen comiendo, ya que abundan muchísimo los restaurantes (prácticamente no hay bares), aunque no hacen sobremesa, en cuanto acaban de comer, se van, ni cafe, ni licores, ni na de na.

China es un pais de muchos contrastes, y es facil pasar de una zona acomodada y arreglada, a otras sucias y abandonadas, donde la gente malvive. Y eso que estan haciendo un esfuerzo por darle un lavado de cara a esta ciudad.

12 diciembre 2010

Viaje a China (XVII): Contratiempos

A veces las cosas se tuercen y no salen demasiado bien.

Como me pasara cuando fui a Hong Kong, me han acabado prolongando la estancia en esta ciudad una semana más. Y más no van a poder alargarla por que el visado para estar en China se nos acaba el día 21 de diciembre, si no me veo pasando las navidades aquí y comiendo las uvas con palillos.

Además se ha fastidiado la excursión que estábamos planeando. Mañana, lunes, no van a trabajar los del banco para el que trabajamos, según parece por que se acaban los "Para Juegos" Asiáticos (lo mismo que los que hubo hace unas semanas, pero para los paralímpicos). Teníamos pensado hacer mañana la excursión, pero ante la posibilidad de que nos llamen desde el trabajo de aquí, o tengamos demasiados problemas con el idioma, hemos decidido quedarnos por aquí cerca, hacer un pequeño paseo por la mañana y por la tarde intentar avanzar algo de trabajo.

De todas formas, con lo mal que va este proyecto, es muy posible que no esté todo terminado cuando tengamos que volver a España y a alguien le tocará volver. (y me temo que vuelvo a tener muchas papeletas como eso ocurra).

11 diciembre 2010

Viaje a China (XVI):Preparando la excursión

Este fin de semana (el tercero que llevamos en esta ciudad) no teniamos planes, así que hemos estado buscando información de algún sitio cercano a donde ir.

Como de los sitios de información local no nos podemos fiar (se nos da muy mal el chino). Así que nos liamos a buscar por internet. Y como era de temer, más bien poca información se puede encontrar. Hemos visto un sitio que puede ser curioso, cerca de Shaoguan (a un par de horas en tren desde Guangzhou). Lo terrible ha sido cuando nos hemos acercado a la estación del tren. Todos los carteles en chino, una increible multitud, la zona acordonada y llena de policías y militares armados...

No es que pase nada, solamente que la estación del tren de Guanzhou está muy masificada y controlan el tráfico de personas poniendo cintas y vallas, y llenandolo todo de policías. Los militares solo estaban de paso,

Al final hemos sido incapaces de comprar los billetes de tren, por que no había forma de enterarse... Lo volveremos a intentar, aunque a saber donde podemos llegar.

09 diciembre 2010

Viaje a China (XV):La ciudad

Guangzhou es una ciudad enorme (medida con respecto a las ciudades Españolas), unos 15 millones de habitantes, y unos cuantos kilómetros de radio...

Tiene bastantes parques por el centro de la ciudad, alguno realmente bonito, con sus estanques artificiales, templetes con el típico tejadito chino y árboles enormes.

Hay mucho tráfico, pero no es que nos esperaríamos si pensamos en lo que pasa en ciudades como Madrid o Barcelona. Por lo que hemos podido entender, para ellos tener un coche es bastante caro, y la inexistencia de zonas de aparcamiento en la ciudad hace que no merezca la pena. Lo mejor para moverse es el metro (bastante moderno y funcional por lo que hemos visto), o los autobuses (aún no he subido a ninguno, no sé como serán pero los hay modernos y bastante antiguos).

La zona donde está nuestro hotel (y la oficina, que está cerquita), es el distrito de Tianhe, una zona muy moderna, con muchas oficinas y hoteles, en la que han habitilitado grandes zonas con motivo de los Juegos Asiáticos (en el centro de Tianhe está el estadio principal de los juegos, presidiendo una enorme plaza, y desde ahí, por una serie de paseos y grandes avenidas, se llega a otro de los recintos principales para los Juegos).

Esta zona, así como la que está cerca de la Canton Tower (una gigantesca torre, muy moderna, y demasiado visitada por los turistas locales) es muy moderna, y contrasta mucho con otras zonas de la ciudad.

Hemos tenido la oportunidad de ver barrios mucho más humildes de casas de dos o tres pisos, con calles estrechas y sucias, donde se agolpan mercadillos y puestos ambulantes, más propio de las películas de aventuras en oriente.

Da la impresión de que están haciendo un lavado de cara a la ciudad, con esas nuevas zonas y grandes paseos. Es como un punto muy capitalista dentro de la China (que no es tan comunista). China se está haciendo un hueco entre las grandes potencias mundiales, y están acondicionando sus ciudades para la imagen que quieren presentar al exterior. Una pena que se hayan olvidado de puntos tan importantes como es el turismo.

La ciudad está inmensa en una gistantesca nube de contaminación. De manera que en lugar del esperado cielo azul con nubes solemos tener siempre un cielo grisáceo y oprimente. Los edificios que están a lo lejos no se ven, pero no por la distancia, si no por la nube que les tapa.

Esta semana hemos tenido varios días con mucho aire, y hoy hemos visto el cielo, nos hemos alegrado como los turistas ingleses cuando llegan a Alicante... Por desgracia por la tarde la nube de contaminación volvió a avanzar, y ya volvemos a tener el cielo gris que va a salir en casi todas nuestras fotos...

07 diciembre 2010

Viaje a China (XIV):Occidentales en Gaungzhou

Ya he comentado lo difícil que es hacer turismo por esta ciudad para alguien que no sepa chino. Incluso ir a los restaurantes tiene su dificultad, si la carta tiene fotografías, escogemos según dichas imágenes, cuando no es así se convierte en un extraño juego para intentar entender lo que nos dicen y hacer comprender lo que queremos (tenemos que hacernos con una serie de palabras en chino, como "pollo", "ternera", "arroz", "te", "cerveza"...)

Y los habitantes de Guangzhou no deben estar aconstumbrados a los occidentales, ya que en unas cuantas ocasiones nos han parado para hacerse fotos con nosotros, y hemos descubierto que mucha gente nos hace fotos según pasamos, como si fuéramos famosos. Tengo la sensación de que si supiera moverme por lo que usen aquí como facebook nos encontraríamos fotografiados.

La gente se queda mirándonos, incluso hoy estando cenando una chica ha golpeado en la ventana del restaurante para que mirásemos hacia ella para saludarnos... Es una locura.

En la memoria de la cámara de fotos tengo fotos de grupo donde aparece gente que no conocemos que se ha parado a hacerse una foto con nosotros...

05 diciembre 2010

Viaje a China (XIII): De fiesta a lo chino

Al final del sábado decidimos ir a un bar a tomar unas cervezas. Los compañeros (chinos) decidieron hacer de guias y nos llevaron ellos.

La sorpresa surgió en el primer sitio al que entramos, un bar amplio y todo lleno de mesas, colocadas y ordenadas, con sus vasos, listas de precios, y varios cubiletes con dados en cada una... No se que se dirían entre los camareros y nuestros compañeros, que no les gustó y acabamos en otro bar.

El siguiente era aún más curioso, con una enorme barra central circular, dentro de la barra un escenario y al fondo una enorme pantalla. El resto del bar lleno de mesas, colocadas como en el anterior, con sus vasos, sus precios y los cubiletes con dados. Alrededor de las mesas y de la barra circular taburetes con respaldos en forma de corazón. Encima no había ni un solo cliente en el sitio. Tras un buen rato que estuvieron los chinos discutiendo con los camareros (hasta seis camareros llegaron a estar a nuestro alrededor), deciden que vamos a tomar cerveza, y uno de los compañeros paga 600 yuanes (como unos 65 euros) y nos dice que vamos a dar un paseo, que luego volvemos al bar.

Nosotros alucinábamos, no entendíamos nada, y pensábamos que nos habían metido en una barra americana o algo así (tenemos la "mirada sucia" seguro). Ya que en Guangzhou lo normal por una cerveza (que son de medio litro) en un bar son entre 30 y 50 yuanes... Lo único que nos quedó en claro es que en esos bares se reserva la mesa y se paga por adelantado.

Al cabo de media hora volvemos al bar. Ya había más clientes y un montón de camareras muy monas, con un traje rosa con una minifalda muy cortita. Nos sentamos y nos traen una caja de Coronitas, una botella de vino francés (que acabaron sirviendo aguado, con hielo y mezclado con seven-up) y unos platos con cosas para picar (frutas, cacahuetes y algo que parecía tiras de pescado seco que se comía untandolo en salsa keriyaki).

Empezamos a beber las coronitas y nos explicaron como jugar a un juego que es una mezcla entre el poker mentiroso y nuestro tradicional juego de chinos. Y como es habitual en este tipo de juegos, el que pierde tiene que beber. De vez en cuando una camarera se acercaba por la mesa y tomaba una copita del vino aguado con nosotros, con una enorme sonrisa y mirándonos a todos...

Al rato nos avisa uno de los compañeros que el espectáculo va a empezar y salen un grupo de chicas al escenario, vestidas como con trajes de colegialas con la falda muy cortita. Hicieron un número de baile (no muy sensual) mientras los chinos no perdían detalle. Detrás salió un cantante y luego un músico con un saxofón, que entre las canciones que tocó había un pasodoble!. Tuvimos un rato para beber más jugando a los dados.

Al rato salió una pareja disfrazados de doctor y enfermera, a hacer una especie de numero pseudo-erótico, donde la chica se quedaba en sujetador (una especie de bañador de cuero, no era un sujetador realmente), y bailaban de forma un tanto brusca. Otro número parecido hubo más tarde, con otra pareja vestida de cuero en plan sado-maso, él con unos pantalones de cuero y un látigo y ella con un minipantalon de cuero y un sujetador del mismo material, interpretaron una especie de relación de amor y sado, en la que al final ella mataba a tiros al chico.. Bastante mala la interpretación.

Hacia al final volvieron a salir el grupo de chicas a bailar, esta vez vestidas con una especie de can-can minúsculo (donde se podía comprobar que todas llevaban pantalones debajo de la falda). Y tras las chicas otro cantante, y un juego de dados enormes en el que nosotros no nos enteramos de nada como se jugaba o que se jugaba.

Todo amenizado con música discotequera que me recordaba mucho a la que sonaba en España en los 90, y todo adornado con un innegable estilo hortera, desde la decoración del local a las actuaciones, o el cierre final del espectáculo donde la gente saltaba como espontáneo a bailar en el escenario circular.

No estuvo mal la noche, pero sobre todo fué muy rara... Y el bar estaba lleno (nosotros dos eramos los únicos occidentales), así que ese tipo de pasatiempos debe ser muy común entre los habitantes de Guangzhou...

Viaje a China (XII): De excursión

El viernes nos echaron de la oficina sobre las 8:30 de la tarde, y seguimos trabajando en la habitación del hotel, intentando resolver un problema, que se nos escapa, y a la 1.30 de la mañana nos cansamos de buscar una solución a algo que no quiere solucionarse y nos fuimos a cenar, hasta las 3 de la mañana no nos fuimos a dormir.

Al día siguiente habíamos quedado con los compañeros del trabajo para una pequeña excursión, fuimos en coche hasta la desembocadura del río Perla, a ver el templo de Nansha Tin Hau. Tin hau es una diosa que protege a los pescadores y marinos, y ya he visto templos y estatuas dedicadas a esta diosa en Hong Kong y en Guangzhou.

El templo es impresionante. Una estatua colosal de Tin Hau da la bienvenida a un complejo de edificios que trepan por lo alto de una ladera. Se van pasando por varios templos, hasta llegar a lo más alto, uno dedicado a la diosa, con una habitación para ella (cama incluida).

Tras la visita al templo alquilamos unas bicicletas para recorrer el paseo al lado del mar, viendo a los pescadores tradicionales y una pequeña zona de arrozales (con casitas de paja que recuerdan a las películas del Vietnam).

Finalmente acabamos haciendo merienda-cena en Guangzhou, en un restaurante típico cantonés (y según nos dijeron, el más típico entre los habitantes de la ciudad).

02 diciembre 2010

Viaje a China (XI): Sin novedad en oriente

Los días pasan sin novedad, el trabajo va a rachas intermitentes, hay días que hemos tenido que salir muy tarde por tener demasiado y otros que parece que no haya nada que hacer e incluso hemos podido pasear un poco por la zona comercial cercana al hotel.

Por desgracia son más los que se pueden clasificar en la primera categoría que los que van a la segunda.

Hoy hemos tenido una reunión de seguimiento del proyecto (en la que sigue siendo demasiado palpable que tengo que practicar mucho mi ingles), y ya nos han soltado lo de que " a lo mejor necesitamos que os quedéis hasta finales de mes", esto tambien lo veía venir...

Además he descubierto que este no es el sitio adecuado para huir de las navidades. Ahora que se han terminado los Juegos Asiáticos, se está llenando la ciudad de adornos navideños, lucecitas, árboles y representaciones de Santa Claus (que quedan muy fuera de lugar en un sitio con un clima tan templado como este).

Menos mal que no he viajado solo esta vez, pero si que me doy cuenta, según pasan los años, de que echo en falta algo a veces de forma muy aguda, los amigos. Me estaré volviendo un sentimental con el paso de los años, quien sabe... O quizás la presión del trabajo esté acabando con la poca estabilidad que tuviera en mis pobres neuronas...

Al menos estamos aprendiendo unas pocas palabras en chino, que sirven para que las camareras del hotel, y en general los habitantes del lugar, se les ilumine la cara al ver que un occidental les desea las buenas tardes en su idioma...

29 noviembre 2010

Viaje a China (X): Cosas que encontré dentro del armario

Al llegar a Guanzhou y organizar el armario, encontré las siguientes cosas colocadas en su interior:
- Dos albornoces.
- Varias perchas.
- Una pequeña caja de seguridad.
- La bolsa para la lavandería.
- Unas zapatillas para andar por la habitación.
- Un paraguas.
- Dos mascaras antigas.

28 noviembre 2010

Viaje a China (IX): De templos

Hoy hemos empezado el día con la ruta bien preparada, y confiando en el GPS de mi móvil. La primera parada ha sido la Academia del Clan Chen. Un edificio muy interesante, construido en 1890, dedicado a la instrucción de los jóvenes que querían trabajar para el emperador.

Después de esta visita nos falló el GPS de mi móvil (que no ha conseguido concretar su posición actual en todo el día), y cuando queríamos dirigirnos al templo de los seis banianos nos equivocamos de dirección, y acabamos en una zona muy profunda de la ciudad. En unas callejuelas sucias y llenas de tienduchas pequeñitas, que aunque cutre, era interesante ya que era todo lo contrario al lujo de la zona más céntricas. Tras andar un rato llegamos al templo taoísta de Renwei, muy curioso, que fue construdido en el S. X y se ha tenido que reconstruir varias veces por desastres naturales.

Curiosamente en ese templo nos encontramos con unos voluntarios (que puso el gobierno de la ciudad para ayudar a los visitantes por los juegos asiáticos), que nos proporcionaron un mapa de la ciudad en ingles (¡por fin un mapa en el que podemos leer los nombres de las calles), y al darnos cuenta del error de dirección cometido, cogimos un taxi para ir a la siguiente parada.

La siguiente fue el templo de los seis banyanos (el banyano es un árbol muy típico de esta zona), un templo enorme, con mucho turismo, que se construyó inicialmente en el S. VI. Ha sido reconstruido varias veces tras desastres naturales (como el de Renwei), y lo más famoso es una enorme pagoda de 9 pisos.

Tras ver este templo, nos orientamos bien con el mapa (el GPS seguía sin funcionar) y vimos el templo budista de Guangxiao. Según hemos leído es el más viejo de la zona (sobre el siglo IV) y se considera anterior incluso a la fundación de la ciudad. Es enorme y lo más famoso son sus pagoda de hierro. Según entrabamos a este templo, dos chicas de los voluntarios por los Juegos Asiaticos, se ofrecieron a hacernos de guia para ver el templo. Fue estupendo.

Como ya habíamos visto muchos budas por el día, decidimos acercanos a la catedral católica del Sagrado Corazón. La verdad es que no estaba muy cerca, y andamos un buen rato hasta llegar. Resulta muy curioso encontrase una catedral estilizada, de aspecto gótico, en china, y más en la zona en la que está, ya que las calles aledañas están llenas de pequeños comercios de la población local. Como curiosidad, nos echaron de la catedral por que estaba empezando la misa, y pude ver que una gran mayoría de los feligreses eran de raza negra...

De ahí andamos hasta la orilla del rió de la perla, comimos-merendamos y después de comprar los billetes para el paseo por el río nos fuimos a dar una vuelta por la zona más antigua de la ciudad.

Pero nos pasamos con la vuelta, nos perdimos, y nos tocó acelerar el paso para llegar a tiempo a coger el barquito que nos llevó por el rio de la Perla. Merece la pena la visita, ya que la mayoría de los edificios están iluminados. Fue una buena (y relajada) forma de acabar un día en el que hemos andado mucho (tengo los pies que me duelen con solo mirarlos)... Lo malo es que mañana hay que ir a trabajar...

(Más fotos de Guangzhou en la galería de el Meyer en flickr)

27 noviembre 2010

Viaje a China (VIII): Turismo en Guangzhou

Guangzhou no es una ciudad preparada para el turismo, ni siquiera ahora con los Juegos Asiaticos.
Ayer, en un centro comercial, encontramos una pequeña oficina de "Tourist information center", así que allá fuimos, a preguntar que se podía ver (nosotros hablando ingles, claro, que el chino aún se nos da mal), la chica que estaba atendiendo no tenia ni idea de ingles y nos mandó a otro mostrador, allí nos pidieron que les escribieramos lo que queríamos en un papel, desde ahí nos llevaron, con el papel como indicación, a otro ercer mostrador diferente, donde despues de leer y releer el papel nos mandaron al primer mostrador... Ese fué el momento donde nos dimos por vencidos.

Así que hoy salimos a la aventura, sabiendo que queríamos ver, pero sin saber donde se encuentra.

La primera parada era la estatua de las cinco cabras, por suerte uno de los empleados del metro nos ayudó y nos dijo cual era la parada del parque Yuexiu. Aunque dentro del parque tardamos bastante en encontrar la estatua, pero pudimos ver cosas muy curiosas, como un grupo de musica muy china, a una pareja bailando algo que sonaba como el pasodoble, pero con un estilo muy chino, una instalación militar en lo alto del parque, y a la multitud de gente que llenaba el lugar.

La segunda parada el templo de la familia Chen, ese fue facil de encontrar por la parada del metro, pero al llegar estaba cerrado, y como no, los horarios solo en chino... Encima resulta que nosotros eramos casi tan atracción como el templo, ya que la gente nos hacia fotos... Está claro que los occidentales se ven poco por aquí.

La siguiente parada fué un intento de ver la parte más inglesa de la ciudad (Shaman Island), cogimos un taxi y entre que nosotros nos liamos y el del taxi se paso de listo, acabamos en la isla en medio del rio perla, en una zona llena de urbanizaciones muy caras con mucha seguridad, policia y vigilancia. Cuando salimos de la isla, pasando muchos controles de policía (y yo sin el pasaporte, menos mal que no nos pararon), vimos que toda la rivera estaba acordonada por la policía, y mucha gente espectante, para ver que podía pasar.

Gracias a un francés que encontramos en el restaurante donde comimos, nos enteramos de que estaban con la ceremonia de clausura de los Juegos Asiaticos, pero que por el rio no iba a pasar nada, como mucho a una buena distancia, en una torre, iban a lanzar fuegos artificiales. Nosotros flipamos, por la cantidad de policia y parecía que lo que evitaban era que la gente se acercase a las barandillas del paseo (y la gente estaba como esperando que pasara algo)... ¿Será para que nadie haga manifestaciones contra el regimen aprovechando las camaras internacionales?

Al menos la camarera (china) del bar (el 1920), nos indicó donde estaba el barrio ingles, que mereció la pena de ver (muy diferente al resto de la ciudad, para ellos es el "exotico barrio occidental").

Por la noche, mientras nos tomabamos unas cervecitas en la habitación del hotel, hemos estado buscando en Google los sitios a donde podemos ir mañana, y marcandolos en el mapa (que tiene todas calles en chino) que nos dieron en la recepción del hotel. Al menos el GPS de mi movil parece que responde, y tengo el mapa de la ciudad cargado offline... A ver que tal mañana.

26 noviembre 2010

Viaje a China (VII): Subiendo a la montaña

Ya nos avisaron de que hoy no iba a estar abierta la oficina donde trabajamos, ya que cierran para acudir al cierre de los Juegos Asiáticos que se están celebrando en Guangzhou. Así que hemos tenido todo el día libre.

Para no ser demasiado aprovechados, esta mañana hemos estado trabajando un rato, conectados desde el hotel. Y luego nos hemos ido a dar unas vueltas por un centro comercial (gigantesco) cercano a la sede principal de los Juegos Asiáticos.

Por la tarde nos vinieron a buscar los compañeros de trabajo y nos fuimos hasta la Baiyun Montain, el pico más alto cercano a Guanzhou, al que se puede subir hasta lo más alto por un camino con escaleras, muy preparado para las visitas familiares.

En lo alto de Baiyun Montain nos encontramos un arbol de los deseos. Un arbol enorme, lleno de lazos rojos, en edtos lazos la gente escribe sus deseos antes de atarlo al árbol. Al lado hay una campana de los deseos (hay que golpearla diferente número de veces, segón en lo que se quiera ser afortunado (salud, familia, amor, fortuna, trabajo, patria, etc...). Y en lo más alto de la montaña un hito que marca el punto exacto, así como la altura y la distancia hasta Beijing (antiguo Pekin), al lado de este hito una serie de cadenas a la que los enamorados atan un candado y pierden la llave (mu romantico, si...).

Hay unas vistas fenomenales desde lo alto de la montaña, el aeropuerto por un lado, una zona muy bonita con lagos al otro y la ciudad por los demás, pena que la contaminación de la ciudad impida ver con claridad el paisaje que supone el skyline de Guangzhou. Todo el camino transcurre entre una densa vegetación, donde hay multitud de pequeños restaurantes, zonas para hacer pic-nic, jugar, o descansar (incluso hay algo que parece una base militar a la que intentamos hacer fotos y un montón de chinos nos paró a la voz de "no fotos").

La escursión no estubo nada mal, pero da la sensación de que nuestros compañeros asiáticos se pasan el rato comiendo, ya que hicimos un alto a las 5 para tomar un refrigerio y accabamos cenando a las 8 de la noche...

(Más fotos de Guangzhou en la galería de el Meyer en flickr)

Viaje a China (VI): Comida

Me pasa como la otra vez cuando estuve en Hong Kong, me encanta la comida de aquí. Es muy variada y muy diferente a la que estamos aconstumbrados en España, es todo un disfrute.

Aquí hemos descubierto que tienen muchos restaurantes divididos en pequeños cuartos, de manera que se puede comer de una forma más reservada, ideales para pequeños grupos. Hay restaurantes que solo tienen mesas en estos pequeños cuartos, y otros que tienen la disposición habitual de mesas en un recinto amplio y luego aparte unos cuantos "cuartos reservados".

Los compañeros de la empresa con la que estamos trabajando ya nos han llevado a algunos de estos restaurantes, y ayer, sin quererlo, acabamos nosotros cenando en uno de ellos. El problema es que los camareros solo hablaban chino, y nosotros en chino solo sabemos decir "hola"... Al final acabamos pidiendo según las fotos del menú, y no fue muy mala elección.

Otro sitio curioso donde hemos comido son unos sitios de comida rápida china. (Uno al que hemos ido varias veces se llama "kung fu" y tiene una caricatura de Bruce Lee como mascota). En estos sitios ponen un cuenco de arroz, una sopa y un plato de carne, pollo o pescado en salsa. Estos menús no traen bebida, ya que ellos consideran que la sopa es bebida al fin y al cabo :p. Como no suelen hablar en las comidas, va mucho más rápido que en los fast food occidentales...

(Más fotos de Guangzhou en la galería de el Meyer en flickr)

23 noviembre 2010

Viaje a china (V): Segundo dia de trabajo en China

El horario de trabajo aquí se parece mucho al español. Y como si fueran de nuestra patria, cuando menos trabajen mejor. Después de comer (comen a las 12 del mediodía) la mayoría se duerme una siesta de una hora (muchos en su propio sitio de trabajo), y cuando llega la hora de salir (sobre las 7 de la tarde), todos se van como si les estuviera ardiendo la silla...

La calle está llena de contrastes, multitud de policía (incluso hemos visto algunos "policías voluntarios" vigilando los accesos a los edificios), incluso se ven militares. Hay gente con trabajos de lo más peculiar, como los que sujetan banderitas cerca del estadio de deportes, la cantidad desmesurada que hay de conserjes y botones en el hotel (hay una chica en cada planta que parece que sólo se encarga de saludar y dar al botón del ascensor), etc...

Como curiosidad, el primer día de trabajo, cuando entramos a la oficina (muy moderna y chula ella), salió del ascensor un policía mas tieso que un palo, con un subfusil colgando del hombre acompañando a una especie de conserje... Ni idea de que hacía allí, y no pensé en preguntarle....

Hoy hemos ido a comer a una especie de restaurante de comida rápida llamado "kung-fu" y el logotipo-mascota del sitio era una caricatura muy simpática de Bruce Lee... Para cenar, con los compañeros de trabajo a un hotel enorme (tres plantas de hotel) que tiene como reservados para grupos (algunos preparados para comer sentados en el suelo), en nuestro apartado un fogón en el medio de la mesa, y la cena consistió en todo tipo de alimentos (tiras de jamón y bacon, tofu, verduras, patatas, soja, etc...) que se echaba en la salsa caliente (y que se hacía según lo comes), muy curioso.

22 noviembre 2010

Viaje a china (IV): Poco trabajo y un paseo



No se para que nos han hecho venir con tanta prisa, si parece que tanto trabajo que tengan preparado. Y hoy he podido hacer algo que no conseguí hacer ningun dia en mi estancia en Hong Kong, salir del trabajo a las 7 de la tarde.

Así que nos dio tiempo a pasear un ratito por la zona del paseo del Pearl River (rio de la Perla, por donde transcurrió el principio de la ruta de la Seda), y la zona comercial de Beijning Road, finalizando con una cena en un restaurante vietnamita.

Se afianza la impresión de que es un país de fuertes contrastes, mucho lujo al lado de pobreza y abandono, estilo combinado con cutrerío, etc... Sigo encontrando demasiada policía por las calles (parados en las esquinas, andando, en coche, en bici, en moto, incluso en una especie de carritos de golf), y la gente no sabe hablar otra cosa que chino (es que ni en el hotel saben hablar nada bien ingles). En las zonas más turísticas se nota demasiado que no somos de aquí y somos el blanco facil de multitud de vendedores de todo tipo, "apple ifone", "computer", "souvenir", incluso algunos nos llegaron a persiguir para colgarnos un monito del hombro para hacerte una foto y sacar la propina (que por mucho que digan "free", bien que ponen la mano para que caiga algo).

Al menos todo está saliendo bien de precio, comida, taxi, compras..., menos el hotel, que por suerte lo paga la empresa...

21 noviembre 2010

Viaje a China (III): Primeras impresiones de China

El tren que cogimos desde la estación de Humg Hom a Guangzhou era de película, pero de los años 30, y como si en esos años que han pasado solo se hubieran molestado en pintar un par de veces. Viejo y destartalado, según avanzaba hacía ruidos tremendos, como si en cualquier momento se fuera a romper por el medio. Además, fuimos todos los pasajeros con el asiento mirando en dirección contraria al sentido de movimiento (sospecho que es el mismo tren que hace ida y vuelta y no le dan la vuelta, solo le ponen la maquina a un extremo o al otro). Eso sí, los revisores bien uniformados, y con unas etiquetas, o identificadores, enormes en el brazo, tanto que asomaba por los dos extremos del brazo.

Al llegar a Guangzhou lo primero que llama la atención es que está sucio. Si Hong Kong era limpio y ordenado, Guangzhou da la impresión de ser todo lo contrario. Pero con una buena cantidad de policía. Aparte del control de pasaportes pasamos por dos controles en los que pasan las maletas por los rayos X, y por varias zonas donde se apiñaban los policías mirando ceñudos a los que íbamos pasando.

El hotel no está mal, aunque es una mezcla rara entre calidad y cutrez, tienen muchos detalles cuidados, y los cristales se pueden considerar tintados por la capa de mierda que los cubre por la parte de fuera...

Otra sorpresa que me he llevado es que algunas paginas de internet están bloqueadas en China. La primera que he visto bloqueada es el Blogger, yo iba tan contento a subir un comentario, y me encuentro que no puedo acceder. He tenido que entrar usando la VPN del trabajo para poder configurar el blog para postear por e-mail.

Y otra cosa que me fastidia bastante es que algunas paginas (como por ejemplo google) me salga irremediablemente en chino. ¿tanto avanzar con la informática para que me salgan estos servicios en el idioma del lugar donde estoy, en vez de en el idioma que uso en el ordenador?, en fin...

Viaje a China (II): Parada en Hong Kong

Ayer llegamos por la tarde (hora local) a Hong Kong, dejar las cosas en un hotel y dar una vuelta.

Entre ayer y esta mañana hemos visto lo más destacable de Hong Kong y a lo que da tiempo en el poco tiempo que hemos tenido. Paseo por la avenida de las estrellas, con vista nocturna del skyline de la isla, incluido el espectaculo de luces que hacen a las 8 de la noche, unas copas por la zona de Lan Kwai Fon, paseo en Ferry desde Koolown a Central, visita matutina al Peak, paseo por el Soho, visita al templo de Man Mo, mercadillo de Cat Street, paseo por Mong Kok, cervecita en el hotel y a coger el tren con dirección a China

19 noviembre 2010

Viaje a China (I): se veia venir

Era algo que lo venía venir. Tenía muchas posibilidades, y cuando llegó el sorteo, me tocó.

Los jefes esperaron a que viniera de vacaciones, y al menos me avisaron con dos semanas de antelación. Pero esta vez no voy a Hong Kong, si no aGuanzhou, en China.

Guangzhou (también conocida como Canton) es una ciudad del sur de china (pequeñita, vamos 10 millones de habitantes en el área metropolitana, siendo la tercera en tamaño de China), capital de la región de Guangdong, situada a unas dos horas y poco en tren desde Hong Kong. Es una zona con mucha industria y trabajo. Nuestro cliente tiene allí un laboratorio para pruebas, y ahí nos toca ir. Al menos esta vez no voy solo, vamos dos.

Mañana cogemos el tren para Madrid, para allí coger un primer vuelo hasta Zurich, donde tenemos la conexión para coger otro que nos lleve hasta Hong Kong. Allí estaremos una noche (mi compañero quiere conocer esta ciudad y yo valgo como guia despues de estar un mes allí), y desde Hong Kong nos trasladaremos a Guangzhou en tren.

Ahora mismo en Guangzhou se están celebrando los juegos asiáticos, con lo que la ciudad tiene que estar realmente llena y con bastante ambiente, esperemos que eso no signifique que el hotel que nos han buscado esté lejos de cualquier sitio.

Para poder entrar en China hemos tenido que pedir un visado, donde además de indicar el motivo del viaje hay que indicar si tienes antecedentes penales, enfermedades mentales, venéreas, etc... Como no es mi caso, unas dos semanas después de realizar la solicitud, tengo en mi pasaporte una pegatina enorme donde dice que puedo entrar en china y estar un máximo de 30 días, eso sí, solo puedo entrar una vez, si salgo no puedo volver a entras hasta que no pida otro visado.

Espero que no esté demasiado cortado el acceso a internet y pueda contaros mis nuevas andanzas por esos mundos.

07 octubre 2010

Dio, in memorian

A mediados de los 80, mi ingenua mente adolescente estaba absorviendo influencias, conformando gustos y preferencias y forjando lo que acabaría siendo mi personalidad. En aquella época nos intercambiábamos cintas, para aumentar nuestra preciada "musicoteca", si bien algunas de aquellas grabaciones tenían un sonido indudablemente malo, las disfrutábamos y acabábamos rayándolas de tanto oírlas una y otra vez.

No fue de las primeras grabaciones que tuve, pero sí de las que más disfruté, el disco Holy Diver de Dio. Compartía la cinta con uno de los primeros discos de Anthrax, y pasaron muchos años antes de que pudiera oír enteras las últimas canciones de Holy Diver, que no entraron en aquella cinta (algo parecido le pasó al disco de Anthrax).

Con el tiempo, por entonces, conseguí una grabación pirata de Dream Evil y me compré el vinilo de Sacred Hearth (que guardo como un tesoro aunque ya no tenga tocadiscos).

La música de Dio me ha acompañado a lo largo de todos estos años (ahora tengo muchos de sus discos en MP3 y unos cuantos en CD original, aparte de aquel vinilo), y cuando me enteré hace unos meses de la muerte de Ronny James Dio, tuve la sensación de haber perdido algo, como si de repente el tiempo hubiera decidido avanzar demasiado deprisa.

Posiblemente pienses que soy demasiado sentimental (y seguro que cuestionas mis gustos musicales), pero desde aquí, aunque ya hace varios meses que la noticia ya no es noticia, un recuerdo a Dio, con cariño, y con nostalgia, su música seguirá acompañándonos.

06 octubre 2010

Arch Enemy

Se supone que con la edad los gustos se van suavizando. Y por ello se tiene a preferir la música más suave y melódica.

Yo debo ser muy raro. Con el tiempo me gustan más los grupos más "duros", incluo los de voces guturales.

Hace un tiempo, de casualidad, me encontré con alguna canción de Arch Enemy, y me encantaron, y están de forma permanente en la parte favorita de mi "musicoteca".

Este grupo sueco, según la wikipedia hacen "death metal melodico", toma clasificación :p. Al frente del grupo está la rubia Angela Gossom, y sorprende mucho su forma de cantar, pero mucho.

Para que aprecieis su música, os dejo un video del grupo.

30 septiembre 2010

La raiz de la precariedad en la informática

Las grandes consultoras han apoyado el taylorismo, o el desarrollo de software mediante mano de obra barata y poco cualificada, porque durante muchos años ha sido un modelo muy rentable. Cuanto más improductivo es el modelo, más personal requieren sus clientes, y durante más tiempo, lo que implica mayores ingresos y beneficios. Si además se establecen procesos formales lentos y pesados, basados en la elaboración de montañas de documentación, los proyectos requerirán cada vez más recursos y más tiempo. Esta dinámica no es realmente intencionada, ni es exclusiva de la ingeniería de software. La tendencia de toda organización a multiplicar la burocracia para maximizar el esfuerzo fue descrita por primera vez por Cyril Northcote Parkinson en 1955, y es conocida como la Ley de Parkinson.

Esto es parte de un artículo muy interesante sobre el problema de la precariedad en el sector de desarrollo informático, de lectura muy aconsejable para todos los que hayan trabajado alguna vez en el sector.

Pasarlos a leer el artículo completo.

Al final no fué tan malo no entrar en TID

La temporada que estuve en Hong Kong, y mi tendencia natural a no enterarme de nada, han logrado que me las noticias sobre TID me llegasen tarde.

A través de terceros y por comentarios en la red, he descubierto que TID, la filial de Telefónica dedicada (en teoría) a la investigación y desarrollo ha sido vendida a Indra y Ericsson, no solo los proyectos que desarrollaba, si no también los trabajadores (¿Un ERE encubierto?) y edificios.

Los trabajadores que no han sido "invitados" a pasarse a Indra o Ericsson han sido segregados a la nueva filial Telefónica Global Technology.

Así, de esta manera, Telefónica se asegura unos pingües beneficios (como le pasara hace unos años cuando vendió algunos de sus edificios para luego alquilar) para justificar la dirección y presentar increíbles resultados.

Otra cosa es es destino de los trabajadores, en especial los que acaben en la "charcutera" encubierta que es Indra.

El que no me quisieran contratar en TID por "ser demasiado viejo y tener demasiada experiencia" (palabras textuales del jefe de proyecto), hace que no sea tan malo visto con esta perspectiva...

29 septiembre 2010

Paso de la huelga

Hoy hay convocada una huelga general, y yo voy a pasar de ir. Como muchos otros.

Cuando se publiquen las estadísticas de seguimiento sé que los datos no van a ser ciertos, y van a estar falseados, tanto los que da un lado, como los que da el otro. Pero me gustaría ver una estadística de seguimiento detallada por sectores, funcionarios, construcción, servicios, etc...

Daría una idea más acertada del seguimiento. Y tengo la sospecha de que los funcionarios son los que más van a seguir la huelga, o mejor dicho, que no van a ir a sus puestos de trabajo (fijarse que ladinamente he evitado escribir "ir a trabajar").

Mis motivos para esa "insolidaridad" laboral son sencillas. Los sindicatos no nos representan (a no ser que seas funcionario o trabajes en una gran empresa), no sirven para nada, han convocado esto cuando ya no hay solución posible (la ley está aprobada y todo este movimiento había que haberlo hecho hace mucho, incluso hace mas de un año), y no hay nada para solucionar los problemas realmente graves como el sistema político, la "intocabilidad" de los funcionarios, etc...

Y el que quiera ponerme verde, adelante

¿Tengo clones?

Llevo un rato esperando a que el instalador de Windows termine de instalar la actualización del Service pack 3 en mi PC, y para consumir el tiempo he decidido hacer gala de ese afán edonista que todos tenemos, consistente en buscar en google el nick o el nombre del blog.

La sorpresa ha sido que me he encontrado con otros usuarios con el mismo nick que yo, "el Meyer".

Como supongo que la ciencia de la clonación no ha avanzado lo suficiente para que tenga dobles de los que no conozco la existencia, lo sencillo es suponer que hay más gente que ha decidido usar el mismo nick.

Supongo que a más gente le habrá pasado lo mismo, pero no deja de ser curioso el tema... Y dado que el derecho a la pataleta tampoco va a solucionar el tema, sólo me queda quejarme de que mis "tocayos" no editen blos más interesantes (y más actualizados) que el mío propio...

07 agosto 2010

Viaje a Hong Kong (XXVI): Vuelta a casa

Estoy en la estación de Chamartín, en Madrid, por fin en España. Ha sido un viaje muy largo, 14 horas de Hong Kong a París, 2 horas en París, 2 horas más de París a Madrid y ahora en Madrid 2 horas más de espera para coger el tren de vuelta a Valladolid (una hora más de viaje me queda).

Por desgracia no ha sido tan cómodo el avión como a la ida y no he conseguido dormir mucho, aunque he torturado mi experiencia cinematográfica con la terrible Iron Man 2 (¿pero como les han dejado rodar algo tan malo?) en el avión.

La despedida no estubo mal, muchas felicitaciones (espero que sean por lo bien que va el trabajo, no solo por lo cumplidores que son los chinos), muchas gracias y unas cervezas con los jefes (que rica esta la Hoegaarden).

Luego taxi hasta el hotel a por las maletas y otro taxi hasta el aeropuerto, con nervios incluidos por la cantidad de tráfico que tiene esta ciudad (al final no me sobró mucho tiempo). Me cambien de ropa en un parquecito (strip-tease callejero para ponerme una ropa más cómoda para el avión), y de vuelta para España....

Como se agradece entender a la gente, y sentirme en "casa"...

En sí esto ha sido una experiencia, con sus cosas buenas y sus cosas malas... Al menos tengo cosas que contar cuando nos juntemos los amigos...

Poco antes de venir, hablando con los jefes del proyecto en Hong Kong me confirmaron que han solicitado que vuelva otra persona dentro de unas semanas a Hong Kong... y temo que mi número tiene muchas participaciones en ese sorteo....

05 agosto 2010

Viaje a Hong Kong (XXV):Ya queda poco

Sé que ayer no escribi nada, pero fué un dia tremendo, muchísimo trabajo, mucho agobio, y llegué sin ganas de nada...

Hoy no ha sido diferente, incluso me han puesto una multiconferencia con un centro tecnico de EEUU a las 11:30 de la noche de aqui (las 11:30 de la mañana en EEUU). Desde el hotel por el telefono en una multiconferencia, con un americano (al que no le entedía nada), un indio, varios chinos, y un español (yo)... Vamos, como los chistes...

Ya he terminado de llenar la maleta y mañana por la noche sale el vuelo hacia París y de ahí para españa de vuelta...

Parece que se acaba, parece....

03 agosto 2010

Viaje a Hong Kong (XXIV): Transporte

En Hong Kong es impensable utilizar el coche, por el caos circulatorio de una ciudad con esta densidad de población, y por que encontrar aparcamiento es una tarea imposible. Además conducen por la izquierda (como los ingleses) y creo que tienen muy restringido el acceso a los coches con volante a la izquierda (lo normal en España).

El transporte público funciona bastante bien, y es la opción más recomendada para moverse.

El metro (Mass Transit Railway o MTR) es muy eficiente, y permite moverse fácilmente por Hong Kong, ya que llega hasta las lejanos "nuevos territorios), o la isla de Lantau. No es caro, siendo algo más barato que el metro de Madrid. Se puede sacar el billete para un solo viaje (hay que tener muy clara cual es la estación destino, ya que el precio varía según la distancia recorrida), usar el Tourist Day Pass (que permite moverse un día entero por la red de metro, saliendo a unos 50,5 HKD, más o menos 5 €), o sacarse una especie de tarjeta monedero llamada Octopus (con la que los viajes salen un 10% más baratos).

El MTR es de los transportes más usados y las horas puntas (entrada y salida de trabajo) suelen llenarse de gente, siendo bastante agobio en algunas ocasiones. Es bastante moderno y eficiente, y como curiosidad, hay una mampara de cristal que limita los andenes, para evitar que la gente se caiga (o se tire) a las vias del tren.

También es muy fácil coger un taxi. Hay multitud de ellos. Para andar por Hong Kong son de color rojo, y para moverse por los nuevos territorios de color verde (hay que tenerlo muy claro cuando se llega al aeropuerto, ya que no pueden pasar de una zona a otra). El precio del Taxi es por km. y en general es bastante más barato que en ciudades como Madrid.

Hay multitud de taxis, y a ciertas horas (como por la noche) solamente hay taxis circulando por las calles. Los taxis son todos iguales, un modelo algo anticuado de lineas muy rectas. Y los taxistas no hablan mucho ingles, es aconsejable llevar la dirección escrita, y si se puede en chino, mejor que mejor.

Hay también una gran cantidad de autobuses de línea, aunque es algo caótico aclararse con ellos. Se puede pagar con la tarjeta Octopus, o introduciendo el importe justo (que aparece indicado en un marcador al lado del conductor) en una especie de aceptador de monedas que se encuentra al lado del conductor. Los conductores no devuelven cambio y no suelen hablar nada en absoluto. El autobús es bastante barato, aunque soporta los problemas de tráfico y de circulación.

En la isla de Hong Kong también hay tranvías, que recorren la costa norte. Son estrechos y alargados, con doble piso. No he subido a ninguno aunque me han dicho que es bastante curioso y la forma de pagar es la misma que en los autobuses.

02 agosto 2010

Viaje a Hong Kong (XXIII): Periódicos

Todos los días me dejan en la puerta de la habitación el periódico del día (la versión en ingles del South Morning China Post) que me sirve para entretener el desayuno y pasar el rato de camino al trabajo en el metro.

Voy ojeando las noticias y me entero de cosas muy variadas:
  • China es uno de los países con mayor número de accidentes mortales en las minas
  • Las relaciones con Corea del Sur son bastante malas, y peores desde una visita de la primera ministra de EEUU y el inicio de unas maniobras militares conjuntas entre Corea del Sur y EEUU (China ha llegado a mover el ejercito hacia la zona e iniciar sus propias maniobras militares en su lado del mar).
  • Hay censura en los medios de publicación, que se deja ver en la detención de periodistas por hablar mal de empresarios, o fomentar "ideas peligrosas".
  • Aunque China es en teoría comunista, en la practica no es así. Internamente tiene clases, y se fomenta el consumismo, aunque no lo quieran reconocer.
  • Siguen teniendo un problema muy grande con la población (tienen un control severo de la natalidad, solo se puede tener un hijo, aunque en Hong Kong si se paga lo suficiente, puedes tener otro) y hay solterones que se van a buscar pareja a Vietnan (generando curiosos casos de malas relaciones fronterizas con el país vecino).
  • El bajo control que se hace sobre las empresas provoca problemas medioambientales muy evidentes (contaminación de todo tipo, hasta envenenamiento de ríos y mareas negras en las playas).
  • El idioma oficial en China es el Mandarín, y en Hong Kong el Cantones, pero en algunas partes del sur de China quieren promover el Cantones, y se encuentran con la oposición de la clase política (y las porras de los policías en las manifestaciones).
  • Aquí prestan mucha atención al problema de Oriente Medio, con muchos artículos sobre Afganistan e Irak (donde no ponen muy bien a los americanos).
  • En Hong Kong es muy caro el precio de la vivienda.
  • Tienen problemas con la venta de datos personales de los clientes entre compañias (aquí en teoría también es ilegal, pero las empresas hacen lo que les da la gana).
  • Les encanta el fútbol (incluso algunos equipos Españoles han venido por aquí a jugar algún partido de pretemporada) y las carreras de caballos

Viaje a Hong Kong (XXII): Ani-Com

El domingo por la mañana se me ocurrió acercarme al Ani-Com.

Había visto en el periódico que se había inaugurado esta feria, en teoría del comic, animación y juegos de ordenador. Y con curiosidad por conocer los comics chinos, me acerqué.

No fue buena idea. Muchísima gente, oleadas de quinceañeros y muchísimo barullo. Un espacio enorme lleno de stands donde se podía encontrar muchos muñecos de acción (de comics, series, videojuegos), disfraces, espadas de madera, imitaciones de artículos muy para frikis, tazas, almohadas y camisetas personalizadas con la chica manga o el famoso que eligieras... Pero comics nada, solo un par de stands con números de One Piece y Naruto... Y de videojuegos menos, un stand de xBox (pero no había grandes novedades) y otro de la Wii (donde la mayor atracción era el clásico Super Mario).

Eso sí, había mucha gente disfrazada (ver esta galería de la edición del 2006 para haceros una idea) de personajes de series y comics.

Pero nada de lo buscado. Salí decepcionado, a pasear un poco por la ciudad y volver al hotel para intentar adelantar trabajo para el lunes.

Nota: en el periódico leí que algunos fans estuvieron varios dias haciendo cola para poder recibir un abrazo de las chicas que promocionan los videojuegos....

31 julio 2010

Viaje a Hong Kong (XXI): Playa

Hoy he ido de turismo con un compañero de trabajo (oriundo de Guangzhou), y hemos dedicado el día a pasear, hemos visto el Noonday Gun, que es un cañón ligero (último vestigio de la época colonial inglesa) y que disparan una vez al día, y antes de ir de compras por Mong Kok nos hemos acercado a ver una playa.

En sí, Repulse Bay Bleach es una playa normal, muy popular entre los habitantes de Hong Kong y los turistas, y como todas las playas, llena de gente (aunque aquí se concentraban en las zonas de sombra, cosa lógica por el tremendo calor que hacía), niños jugando en la arena y gente bañándose en el mar.

Lo curioso está en un extremo de la playa, donde se encuentran una serie de figuras de Buda y otras deidades (con dos estatuas enormes de Kwun Yum y Tin Hau), un puente que según me dijo el compañero hay que cruzar para vivir muchos años, una estatua de un dios que hay que tocar varias veces para que de fortuna, etc...

Resulta muy curiosa esta unión entre una atracción turística muy popular (la playa) y la parte religiosa más arraigada de los habitantes de estas islas (se ven ofrendas entre las estatuas y es habitual ver a gente haciendo gestos de devoción ante los dioses)

Viaje a Hong Kong (XX): Mascarillas

Hay dos cosas de los habitantes de Hong Kong que seguro llaman la atención a los viajeros europeos. Una es que vayan a todos lados con paraguas, la otra son las mascarillas que lleva mucha gente.

Lo de los paraguas es fácil de entender, aparte de por las posibles tormentas, cuando el día está despejado, el sol hace hasta daño. Y dan cierta envidia los que van con su paraguas resguardandose del sol, mientras los europeos sudamos y vamos en busca de las pocas sombras en la ciudad.

Lo de las mascarillas tiene una "explicación" más larga.

Hong Kong es una ciudad muy densamente poblada, y las enfermedades infecciosas como la gripe aviar (en 1997) y el SARS (en 2003) se extienden muy rápidamente. Eso hace que entre el miedo a la infección e informes que recomiendan el uso de la mascarilla para evitar contagios (como pasó con la reciente gripe A), se haya extendido mucho su uso, aunque no esté muy claro que este tipo de mascarillas pueda evitar el contagio.

Para mi no deja de ser raro encontrarte a gente con mascarillas hasta en el trabajo (y más raro es cuando tienes que hablar con esa persona que lleva una mascarilla como si fuera un médico a punto de entrar en quirófano), y uno de los compañeros me ha dicho que algunos habitantes de Hong Kong también usan la mascarilla si piensan que tienen alguna enfermedad infecciosa, para evitar contagiar.

La obsesión por el tema de la infección se observa por muchos sitios, los pasamanos de las escaleras de los sitios públicos son lavados "y desinfectados" fecuéntemente (como informan los correspondientes carteles en las propias escaleras), la gente se lava las manos muy a menudo, hay dispensadores de gel de jabón en muchos sitios, y son muy escrupulosos con los palillos y cubiertos (los lavan con un poco de té caliente antes de empezar a comer en los restaurantes).

29 julio 2010

Viaje a Hong Kong (XIX): Echado de la oficina

Hoy, al última hora, como siempre, me ha llegado la remesa grande de problemas, como siempre de máxima urgencia, y como siempre "para ayer".

A eso de las siete de la tarde se han ido todos los del cliente, y nos hemos quedado los responsables del proyecto (que somos de otra empresa). En cuanto los del cliente se han ido, ha venido uno de seguridad para avisarnos de que teníamos 15 minutos para salir de la oficina. Toma ya. Me ha dejado flipado, ni que fueramos a llevarnos las mesas, o los ordenadores de los demás debajo del brazo... Hemos tenido que recoger todo y me he venido al hotel para terminar el trabajo.. (y son las 12:30 de la noche cuando he decidido que por hoy ya vale)...

Mañana más, y esperemos que mejor.

28 julio 2010

Viaje a Hong Kong (XVIII): Cambios de planes

Si es que a veces se demuestra que la sabiduría popular tiene algo de razón. Y si se quiere evitar una situación, lo mejor es no hablar de ella.

Si ayer comentaba que me quedaban pocos días y que a lo mejor me tocaba volver. Hoy me ha comunicado el jefe de aquí que me quede una semana más si es posible. Los jefes suelen hacer esos comunicados como si te estuvieran dando la posibilidad de escoger, cuando no es posible escoger en absoluto....

Así que veo que mi estancia en este rincón del mundo se alargará en una semana más. Así tendré tiempo de practicar el arte de comer con los palillos (cuando vuelva a España voy a ser capaz de comer con los palillos hasta el cocido), para intentar mejorar mi intercambio cultural en ingles (vamos, que necesito hablar más en la lengua del shakespeare ese) y pegarme con las multitudes que abarrotan esta ciudad... Ah!, bueno y para intentar terminar este proyecto en el que estamos metidos, claro...

27 julio 2010

Viaje a Hong Kong (XVII): Impresiones

Hong Kong es algo así como un acerico, hay un montón de rascacielos clavados en muy poco terreno. Es como le gustaría ser a cualquier ciudad capitalista. Los intereses económicos están por encima de todo. Y se pueden derribar edificios históricos para construir torres, o se puede vivir al margen de la opinión mundial para seguir produciendo (y ganando dinero).

Según la wikipedia, en esta región se acumulan siete millones de habitantes. Trabajan mucho. Parece que se muevan siempre en masa. Disfrutan de pocas vacaciones, y viven apiñados en torres monstruosas de edificios.

Supongo que por eso por la calle sólo se ven caras largas y rostros serios. Nadie se habla, no hay saludos, ni siquiera se pide perdón cuando se empuja a alguien al pasar...

El hecho de que esté de lleno en ese movimiento continuo que impone una ciudad grande hace que no pueda pararme a contemplar esos detalles que llenan los momentos del turista. Pero la sensación general se queda, esta es una ciudad para hacer negocios, no para hacer turismo.

Me quedan pocos días, intentaré aprovechar un poco más el poco tiempo libre que tengo. No se si volveré, pero viendo como va el proyecto, es posible que me toque regresar en algún momento...

26 julio 2010

Viaje a Hong Kong (XVI): Y de vuelta al trabajo

Al final lo que intenté adelantar el domingo no me ha valido para mucho, y se me ha acabado acumulando demasiado el trabajo, en fin...

Como curiosidad, he comprobado que aquí triunfan las "gafa-pasta", con monturas de plastico oscuras muy grandes. Incluso he llegado a ver a dos que llevaban las gafas sin cristales, como Berto (el de Buenafuente)...

Ya me quedan pocos dias de estar aqui...

Viaje a Hong Kong (XV): Turismo el fin de semana

Este fin de semana lo he dedicado al turismo. Hay que aprovechar lo poco que me deja libre el trabajo.

El sábado decidí acercarme a Sha Tin (no tengo muy claro si es un barrio residencial muy alejado de Hong Kong, o un pueblo diferente). Buscando un templo llegué a un cementerio chino (que intenté atravesar para llegar al templo, aunque fue un intento en balde). Y descubrí que los cementerios son un conjunto de casitas, dentro de las cuales hay multitud de nichos muy pequeños (para las cenizas) y en medio de cada una de esas casitas, una mesa, para el incienso y las ofrendas a los difuntos. Muchos incensarios por muchas partes, e imágenes de buda. Nadie me dijo nada, aunque me sentía un poco fuera de lugar, por que eso si que era la vida privada de esta gente.

A la entrada de este cementerio es donde me encontré la imagen que está a la derecha. No sé si es un buda, o que otra divinidad, pero es llamativa y a los lados tenía mesas con incienso, telas, figuras y frutas...

Estaba ya a punto de darme por vencido cuando un lugareño, dándose cuenta de mi situación, me indicó por señas como llegar al templo

La entrada al Templo de los 10.000 Budas es un callejón, que desemboca en un camino flanqueado por multitud de estatuas de budas (todas diferentes), al final de la caminata (larga y llena de muchísimas estatuas) se llega a un alto, donde se encuentra el templo (en el interior varios budas grandes y todas las paredes llenas de estanterías con pequeños budas, supongo que los 10.000 del nombre), en el exterior más figuras de buda, incluyendo esta tan curiosa con tantas manos.

A estas alturas yo ya había sufrido bastante el calor del lugar (sus treinta y tantos grados y muchísima humedad) y como era la hora de comer me bajé al centro de la ciudad, para comer en un Tailandes (aquí es bastante barata la comida, la verdad).

Por la tarde decidí acercarme hasta Macao. Es una pequeña isla, que antiguamente fue una colonia portuguesa. Ahora es como una especie de país independiente (como Hong Kong) colonizado por Casinos y atracciones para los turistas (en especial para los chinos).

Hay que llevar el pasaporte, ya que aunque solo esté a una hora en ferry, hay que pasar el control de aduanas, para salir de Hong Kong y para entrar en Macao.

Una vez en la isla se puede coger uno de los muchos autobuses gratuitos de los Casinos, para acercarte hasta el Casino correspondiente, pero en vez de ir a jugar, yo me fui a recorrer la ciudad.

Y vaya pateada que pegué. Más de tres horas andando por esta ciudad. Personalmente el centro me gustó mucho más que Hong Kong, ya que guarda muchos edificios históricos (incluidos algunos restos de sus colonizadores portugueses), hay bonitas zonas para pasear y la gente es más amable (incluso diría que físicamente más atractiva).

La zona de los casinos es donde más luces y movimiento hay, muy moderna, incluso tienen una especie de parque de atracciones con imitaciones de un circo romano, canales venecianos, un volcán, etc...

Macao tiene moneda propia, la Pataca, aunque en todos sitios los precios se encontraban en dolares de Hong Kong.

Cuando ya se empezó a hacer tarde me acerqué a un casino, a ver como se jugaba en las mesas (no llegué a ver las de poker, pero sé que se juega allí también), y cogí un autobús de vuelta al puerto.

Y ahí empezó otra odisea, a las 11 de la noche me vendieron el billete para las 12 y media, pero preguntando a los de seguridad me dijeron que me pusiera ya a la cola, y acabe pasando al barco de las 12, y comprobé que era todo cachondeo, ya que los viajeros entran hasta que se llena el barco, independientemente de la hora de embarque, y vi a gente que daba dinero con los billetes del barco, para que les pusieran en una categoría superior...

Tras aduana de salida de Macao, hora de viaje en barco, aduana de entrada a Hong Kong y taxi para llegar al hotel, llegué muy tarde, y muy machacado...

Al día siguiente me lo planteé con más calma. Por la mañana me acerqué al monasterio de Chi Lin, toda una curiosidad arquitectónica, ya que está construido en madera sin utilizar clavos. Y de ahí me acerqué al mercado del jade para curiosear un poco. Y acabé muy agobiado, ya que se nota demasiado que soy turista y era objetivo (en su táctica de acoso y derribo) de los vendedores de baratijas de jade (según ellos muy buenas y muy de lo mejor).

El resto del día lo dediqué a pasear por Hong Kong, visité el mercadillo de cat street (muy parecido al típico rastro español, lleno de baratijas, relojes de imitación y demás curiosidades) y la zona (incluido el pequeño templo de Man Mo. Acabe la tarde entre el agobio de multitudes en Mong Kok, antes de retirarme al hotel, para intentar avanzar un poco en el trabajo que se me va acumulando.

Nota: si os lo estáis preguntando, la forma de moverse de un sitio a otro es en metro (MTR le llaman aquí), aparte de por que las distancias son largas, por el tremendo calor que hace en esta ciudad...

24 julio 2010

Viaje a Hong Kong (XIV): Vaya horas de llegar al hotel

Estoy reventado, pero como ha sido por estar viendo cosas, se lleva mucho mejor...

Hoy no tengo ganas de escribir, aqui son las dos menos veinte de la mañana, y solo puedo pensar en dormir... Ya os contaré mañana las aventuras del día.

Se me ocurrió ir a pasar la tarde a Macau, una isla que fué colonia portuguesa y ahora es una especie de "las Vegas" en la China...

23 julio 2010

Viaje a Hong Kong (XIII): Por fin es viernes

Por fin es viernes, reconozco que es de mis día favoritos de la semana. No soy el único, ya que hay una desbandada beneral y todo el mundo sale de la oficina mucho antes que los demás días. Incluso vienen vestidos de forma diferente, de casual friday, como en las empresas europeas (sobre todo en las más pijas).

No hay mucho que contar de un día como hoy, aunque al salir del trabajo nos hemos tomado una magnífica cerveza Hoegaarden en un bar al lado del trabajo. Sólo una, que aquí lo de beber más de una por noche no se lleva nada...

Y si alguna vez tenéis que viajar a un país de estos, recordar llevar el nombre del hotel escrito en el idioma nativo (en chino, en mi caso), ya que indicarle a un taxista que sólo habla chino el nombre del hotel, puede llegar a ser un show...

Aunque técnicamente Hong Kong es parte de china, en la realidad es como si fuera un país aparte, tienen moneda propia (el dolar de Hong Kong, que al cambio 1 € = 10 HK$ más o menos),bandera propia (esa especie de flor sobre fondo rojo), gobierno propio (que debe ser un tremendo lío político) y son muy restrictivos a la hora de dar visados para pasar de Hong Kong a China y viceversa... Uno de los chinos que trabaja conmigo solo le dan visado por 7 días y tiene que ir y volver a china los fines de semana para renovar el visado...

Pero al menos ya es viernes, no sé que veré mañana (lo decidiré seguramente a la hora del desayuno), pero sólo la idea de que mañana no hay que trabajar hace que hoy sea un buen día.

22 julio 2010

Viaje a Hong Kong (XII): Demasiado trabajo

En teoría ya he pasado por la mitad de mi estancia en este país. Y salvo el fin de semana que pude hacer turismo, lo único que he visto son las pareces de la oficina (y el laboratorio lleno de cacharros), el metro, la habitación del hotel y muchos restaurantes diferentes.

Aquí trabajan demasiado. Estos días estoy saliendo muy tarde por que se nos acumula el trabajo, y he comprobado que hay gente que se queda aún más tarde, con uno de ellos bromeé preguntándole si se quedaba a dormir entre los ordenadores....

Hoy ha caído una tormenta enorme sobre Hong Kong, incluso han avisado por la megafonía del edificio para que la gente no saliera hasta que terminara. Debe ser bastante habitual, ya que nadie le prestó demasiada atención. Y dentro de las oficinas también ha habido tormenta, aunque focalizada sobre mi mesa, precipitaciones muy marrones...

Bueno, espero que mañana sea mejor, que se acerca el fin de semana y al menos podré hacer algo de turismo (e intentar sobrevivir entre mareas de gente)

21 julio 2010

Viaje a Hong Kong (XI): Sin noticias en el frente

Supongo que en una guerra, cuando todos los días se produce la misma masacre, los soldados dirán lo de "sin novedades en el frente", que es otra forma de decir eso de "más de lo mismo". ¿O a lo mejor no es así?.

Pues aquí va igual. Más de lo mismo.

Lo único que me ha llamado la atención hoy es un cartel en el taxi que me trajo de vuelta al hotel, en el que te avisaban de que si no te ponías el cinturón de seguridad, el conductor podía tomárselo como una falta de respeto (aparte de que podía negarse a llevarte).

20 julio 2010

Viaje a Hong Kong (X): El efecto Calimero

Me he dado cuenta de un curioso fenómeno que me está sucediendo, yo lo denomino el "efecto Calimero".

Como las comunicaciones verbales con los colegas chinos a veces se hacen un poco cuesta arriba, da la sensación de que les cuesta hablar conmigo (a mi también me pasaría, supongo).

De igual manera ya he dado mucha brasa a mis compañeros de trabajo en Madrid y Valladolid, y seguro que están deseando de que no me conecte al Skype para que les abrase a preguntas.

Y claro, como hay ratos en los que no tengo mucho trabajo, acabo por darle vueltas al tema y buscar más pies de los que realmente hay. Acabando como el mítico polluelo negro con lo de "es que nadie me hace caso"...

En fin, buscaré una solución al "efecto Calimero". Pero por hoy, ya es suficiente día, esperemos que mañana sea mejor.

Nos vemos

19 julio 2010

Viaje a Hong Kong (IX): Vuelta a la rutina

Hoy he vuelto a la rutina... y encima me esperaban los marrones que dejé pendientes el viernes, pero aumentados, tanto en tamaño como en número...

No hay nada especial que contar hoy y ando bastante cansado, así que voy a subir dos de las fotos que he hecho con el movil, y mañana más



18 julio 2010

Viaje a Hong Kong (VIII): Haciendo turismo (II)

Hoy ha sido un día muy soleado (y muy caluroso, aunque no tanto como ayer), y como me había aprendido la lección, salí con una camiseta clara a hacer turismo

La primera etapa ha sido el Buda gigante de Tian Tan en la isla de Lantau. Hasta esta isla se puede llegar en el metro (MTR le llaman aquí) y hay que coger un teleférico para poder subir hasta la montaña donde está el Buda. Atravesar el "pueblo" de tiendas y finalmente subir una larga escalera hasta llegar a un Buda de 34 metros de altura realizado en bronce. Está representado sentado sobre una flor de loto y a sus pies hay seis estatuas que le están ofreciendo diferentes objetos.

Después del Buda me acerqué al monasterio de Po Lin, que está muy cerca. Es muy curioso de ver, pero da la sensación de que tanto el monasterio como el Buda gigante son demasiado turísticos, y no sé hasta que punto se ha "pervertido" su origen religioso. Hay una marea humana de turistas, pero también hay gente que se para a rezar, y hay muchas ofrendas y quemadores de incienso.

Después de visitar el Monasterio se puede optar por tomar una comida vegetariana al lado del monasterio, pero yo opté por una tradicional hamburguesa de pollo (para despejarme de tanta comida china) en el pueblo (Tung Chung) donde empieza el teleférico.

Ya por la tarde (y tras comprobar que tenía algunas partes del cuerpo requemadas por el sol) me volví a Hong Kong, a la zona de Kowloon, para ver el templo de Tim Hau (esta es una divinidad del mar, y su culto está muy arraigado en Hong Kong).

Este templo no es turístico. Es muy suyo, pequeño, con enormes espirales de incienso en el techo, y ramas de incienso por todos lados, en la pared principal las divinidades y en las paredes laterales mesas donde hay gente comiendo, hablando, o leyendo el futuro. La diferencia entre este templo y el muy turístico de Po Lin es demasiado grande...

De ahí me pasé por las calles comerciales de Mong Kok, para comparar los precios de la electrónica y la informática, para mi decepción no encontré grandes diferencias de precios con España (y yo que quería buscar una buena ganga...)

Así que decidí acercarme a la avenida de las estrellas, en el paseo del muelle de la bahia de Hong Kong, donde se encuentran placas con el nombre (y algunas con las huellas de las manos) de las estrellas del cine local. Ahí encontre una concurrida estatua de Bruce Lee y la gente haciendo cola por poner las manos donde las puso Jackie Chan en su estrella. Desde ahí se tienen unas magníficas vistas de la isla de Hong Kong y sus rascacielos. por la noche ofrecen un verdadero espectáculo de luz.

Y ahí se acabó el día por hoy, con las fotos a Bruce Lee y los edificios iluminados en el anochecer de Hong Kong.... Y vuelvo al hotel recordando que no estoy de vacaciones y mañana me espera mucho trabajo. Mañana.

17 julio 2010

Viaje a Hong Kong (VII): Haciendo turismo

Hoy ha sido un día para hacer turismo, llene mi bolso con la guia, diccionario de ingles, cámara de fotos, planos, cartera y alguna cosilla más, y salí del hotel decidido a conocer Hong Kong.

No puedo subir las fotos por que no tengo el cable para conectar la cámara (ni un lector de tarjetas) y las que he subido los otros días me las mandaba con el móvil, a mi mismo, desde la red wifi del trabajo (y no he conseguido conectar el móvil al wifi del ordenador), así que pondré unas fotos "prestadas" de internet para ilustrar esto...

Hoy amaneció con una tormenta, y pensé que se estropearía el día de turismo, pero duró poco la tormenta y después hizo un día muy caluroso (y encima a mi se me ocurrió salir de negro, en fin...)

La primera visita ha sido al Peak, que es la pico más alto de la isla de Hong Kong. Para subir hay que coger un tranvía (el Peak Tram) que sube por la ladera, en un ángulo muy elevado (impresiona bastante). Desde la cima de la montaña hay muy buenas vistas de la ciudad, y para conseguir mejores vistas hay que pagar un poco más y subir a la azotea de un moderno (y bien feo) centro comercial. Merece la pena subir, por la vista y contemplar la enorme cantidad de rascacielos que hay en la ciudad.

Suele estar lleno de turistas, pero tampoco es muy agobiante.

Cuando bajé del Peak me acerqué al Hong Kong Park, que es un parque enorme en el centro de la ciudad. Llama mucho la atención por el contraste entre los rascacielos que le rodean y el parque. Está lleno de plazuelas (algunas las usan para practicar Tai Chi) e incluso tiene un enorme aviario, con pájaros exótico (al menos para mí) y que están tan aconstumbrados a la gente que no se asustan mucho y es fácil hacerles alguna foto.

Cuando ya estaba ciertamente asado por el calor, y vi que se acercaba la hora de comer, decidí acercarme a un restaurante recomendado por una guía de viajes. Cuando me senté en la mesa vi que todas las cartas están en chino, conseguí pedir el té y una bebida de zumo de manzana y cuando pensaba como lo haría para pedir la comida, pasó una camarera con un carro lleno de plato y me dejó escoger lo que quise. Eso si que es fácil, se apunta con el dedo "this one, and this another one" y marchando. Comí una bola de arroz con gambas (que sirven envuelta en una hoja que no hay que comerse) y dos platos de dim sum (uno de ellos espectacularmente bueno).

Como en los restaurantes no sirven café (A Inzert le daría un ataque) me fui a buscar un Starbuck y a hacer fotografías de los rascacielos (realmente son impresionantes). Y decidí pasar la tarde en unos centros comerciales.

Hay que aclarar que Hong Kong está lleno de centros comerciales, los hay por todos lados, y como para cruzar las calles normalmente hay que utilizar pasos elevados, estos acaban o empiezan en centros comerciales.

Y los hay muy grandes, he visto uno (Time Square) que tiene 9 plantas, llenas de tiendas (de ropa sobretodo, y ni un supermercado). Y he podido comprobar que a las 7 de la tarde un sábado se llenan de chinos, como el metro en hora punta, pero para ver un centro comercial...

Me agobié bastante, así que decidí volverme al hotel, para leer un rato tranquilo (además estoy algo cansado), me compré un sandwich, un refresco, y a la habitación.

Hoy ya he visto mucho rascacielos, a ver si mañana veo algo más "tradicional chino", si es que hay algo así...