24 octubre 2017

Butcher Babies

De casualidad, saltando de post a post en Instagram, me encontré con Butcher Babies y me quedé muy gratamente sorprendido, ni que decir tiene que han ido directamente a la lista de mi "musicoteca"

28 julio 2017

Conducir en Rumanía

Hace poco estuve un tiempo de turismo en Rumanía. Nos organizamos un viaje que empezaba en Bucarest y  recorrimos gran parte del país en un coche alquilado. .

Sobre que ver o que hacer en Rumanía, hay multitud de blogs, recomendaciones de viajeros y webs oficiales con información, así que sólo comentaré Bucarest está sobrevalorado y lo que realmente merece la pena es viaja a la parte norte del país, disfrutar de los paisajes, las ciudades, la historia, la gastronomía, etc...

Nosotros alquilamos un coche en el aeropuerto de Bucarest, en donde te puedes encontrar muchas opciones.  Mi consejo es ir a un termino medio, no dejarse llevar por los precios sospechosamente bajos, ni escoger algo demasiado caro y llevar la reserva preparada antes de llegar allí. Hay que tener en cuenta que el seguro básico que ofrecen apenas cubre nada, y cualquier rayón o golpe que se produzca hay que pagarlo a posteriori, con lo que conviene hacer una revisión detallada del estado del coche antes de empezar el viaje.

Rumanía apenas tiene autovías, la mayoría de carreteras son como las antiguas nacionales españolas, de un solo carril por cada sentido y un andén de poco más de un metro. Aunque también hay un gran número de carreteras secundarias (algunas en un estado bastante lamentable) que seguramente tengas que usar para visitar alguno de los puntos de tu viaje. En general el estado de las carreteras no es muy malo, aunque abundan los baches y nosotros nos encontramos muchísimas obras en la carretera.

Pero lo peor no es la carretera. Son los conductores. Prepárate para ser adelantado en cualquier situación, casi de cualquier manera, con visibilidad o sin ella, en sitios permitidos o prohibidos...
No se respetan los límites de velocidad (a no ser que haya radares o policía cerca). A los cruces se entra a lo loco, los únicos STOP que se respetan son los de los cruces con las vías del ferrocarril, apenas se señalizan las maniobras, giros bruscos... Por suerte no usan demasiado el claxon...

Hay que conceder a los rumanos el honor de ser los peores conductores de Europa, al menos que yo sepa. En lo que es a nivel mundial aún tienen que "esforzarse" más para llegar al nivel de países como Egipto, pero ocupan un buen puesto en el rankin.

Lo menos malo que te va a pasar es encontrarte con los clásicos carros tirados por caballo o el tráfico de bicicletas en poblaciones. Tampoco te esperes coches viejos o destartalados, que no es así, en general son coches de gama media, en buenas condiciones.

Un buen consejo es llevar mapas offline de Rumanía en tu dispositivo móvil, y no dejar agotarse la gasolina del depósito, ya que hay zonas con muy pocas estaciones de servicio para repostar.

Como curiosidad, si conduciendo en Rumanía un coche te da las largas al cruzarse contigo, te está avisando de que vas a encontrarte a la policía (o un radar) en las cercanías, no pienses mal ni te asustes, que aunque conduzcan mal no son mala gente.

Algo que a nosotros nos llamó mucho la atención es lo extendido que está hacer auto-stop, encontramos muchísima gente haciendo auto-stop en las carreteras, gente joven (de ambos sexos), ancianos, familias enteras, hasta curas y monjas...

Hay algunas zonas que merecen ser recorridas en coche, como la carretera Transfăgărășan. Y como pasa siempre, es mucho mejor dejarse llevar y ver sitios a los que no llega el turismo normal, disfrutar del viaje y no solo del destino. Aunque para ello haya que hacer un auténtico ejercicio de relajación para no alterarse con el tráfico...

15 junio 2017

El Sillón del Diablo

Si antes de que fuera derribada en 1909, un visitante entrase en la capilla dedicada a S. Juan Bautista en la Universidad de Valladolid habría visto un viejo sillón sujeto con argollas de hierro a la pared, boca abajo, a bastante altura. Precauciones orientadas a que nadie se sentara en él.

Tras la demolición de la capilla pasaría a incorporarse a la colección del Museo Arqueológico de Valladolid, y ahora el sillón se puede ver como una pieza más del S. XVI en una sala del Palacio de Fabio Nelli, eso sí con una cinta entre los brazos para prevenir que ningún visitante descanse sentado en un sillón de casi cinco siglos de antigüedad.


La historia de este mueble, construido con madera de cedro y asiento y respaldo de cuero, empieza a mediados del S. XVI. En esa época en Valladolid se fundó la cátedra de Anatomía Humana (la primera en España y la tercera del mundo), en virtud de un permiso firmado por el emperador Carlos I. En estos estudios se permitía la disección científica de cadáveres, siguiendo los métodos de anatomía descriptiva de Andrés Vesalio, cirujano de Carlos I. El primer tratado de anatomía en castellano se publicó en Valladolid en la misma época.

En este ambiente se movía el estudiante Andrés de Proaza, un joven de 22 años de origen portugués interesado en los conocimientos anatómicos, que realizaba sus estudios como discípulo de Alonso Rodriguez de Guevara en la Universidad de Valladolid.

En el año 1550 desapareció un niño de 9 años y algunos vecinos denunciaron a Andrés de Proaza, relatando los llantos y gemidos que salían de su vivienda, y los restos de sangre en los desagües que llegaban a un ramal del Esgueva desde allí. Cuando la milicia se presentó por orden judicial a inspeccionar la casa, encontraron el cadáver del niño en el sótano, despedazado, sobre una mesa de madera, por la habitación restos de perros y gatos descuartizados y objetos relacionados con prácticas ocultistas.

Tras someterle a tortura, Proaza admitió que realizó al disección al niño estando aún vivo, y durante el juicio ante el Tribunal de la Inquisición confesó que lo más cerca que estaba de la hechicería era poseer un sillón frailero (como los que usaban los frailes) que había sido fabricado por el mismo Satanás y que un brujo de Navarra le había regalado como agradecimiento por haberle ayudado a escapar de la Inquisición.

Según relató Proaza, cuando se sentaba en este sillón entraba en trance, veía luces sobrenaturales y recibía el conocimiento para el estudio y diagnóstico de enfermedades, así fué como el maligno le sugirió que hiciera la terrible vivisección a un ser humano. También comentó la maldición que acompañaba al sillón, como le indicó su amigo el nigromante navarro. Solamente un médico titulado podía sentarse en él, cualquier otro moriría de forma fulminante a los tres días. De igual manera cualquiera que intentara destruirlo sufriría tal atroz destino,

Andrés de Proaza fue condenado a morir en la horca y todos sus bienes fueron embargados y puestos en publica subasta. Pero nadie los quiso, y aunque por dos veces salieron a subasta, nadie pujó, y acabaron almacenados en algún cuarto trastero de la Universidad de Valladolid.

Allí siguieron hasta que que en el S. XIX un bedel descubrió el sillón en una esquina y decidió sentarse en él a descansar. A los tres días lo encontraron muerto, sentado en el sillón. La Universidad contrató a un nuevo bedel, que también apareció muerto sentado en el sillón, justo a los tres días de tomar posesión de su cargo.

En ese momento alguien recordó la maldición que acompañaba al sillón y decidieron colgarlo, boca abajo, en una capilla de la Universidad, de tal manera que nadie pudiera volver a utilizarlo.

14 junio 2017

Pirata por obligación

¿Que paso con las tiendas de discos que salpicaban las zonas comerciales de nuestra ciudad?, han quedado para el recuerdo, como las batallas de los abuelos para acompañar la frase hecha "en mis tiempos....".

La verdad es que las hecho de menos, hecho de menos entrar (casi como sin querer) y pasarme un buen rato ojeando los títulos y buscando grupos nuevos que me sorprendan, hecho de menos rebuscar entre nombres conocidos y encontrarme pequeñas joyas ocultas.

Ahora no tengo más remedio que acudir a Internet (otra vez), a buscadores y servicios de contenido multimedia para buscar esos grupos que antes descubría un tanto por azar. La diferencia es que ya no me llevo a casa ningún CD nuevo, si no que acabo con algún enlace P2P para descargarme el contenido...

Y al final acabaré con el disco duro lleno de música, algunos de los temas ni siquiera los llegaré a oír... Ha ganado la inmediatez y la piratería a aquellos viejos placeres....

Y la verdad es que hace que me sienta un poco más viejo, y empiece a pensar aquello de "en los buenos tiempos..."

13 junio 2017

Kenji Kawai: Ghost in the shell



Cuando hace ya muchos años vi por primera vez el magnífico anime Ghost in the shell quedé muy impresionado, tanto por la historia, la temática de la película y la reflexión subyacente. Esta pelicula de Mamoru Oshii a partir del manga original de Masamune Shirow es una gran película, y para mi es uno de los mejores animes que yo haya visto.

La magnífica banda sonora de Kenji Kawai ayuda mucho a la ambientación de la película (imposible de olvidar el opening con los coros y sonido de tambores).

Esta banda es realmente buena, muy evocadora, encaja perfectamente con el ambiente de la película y consigue dar más fuerza a las imágenes. Yo la sigo disfrutando bastante a menudo, es realmente impresionante y tiene derecho a entrar directa al Olimpo de las grandes bandas sonoras.

Del disco que sacaron con la BSO solamente dejo fuera a la (demasiado j-pop) canción final de Fang Ka Wing. No me canso de disfrutar del resto de canciones, en especial del opening "Making of Cyborg".
En el enlace que he puesto al principio del artículo puedes disfrutar de una interpretación de varias de las canciones de la banda sonora por una orquesta sinfónica.

Posiblemente el ritmo pausado y la influencia de la cultura japonesa en la banda sonora hace que este tipo de música no sea del agrado popular en occidente (como pasa con las largas secuencias sin acción ni dialogo en las películas orientales), pero eso no hace que sea peor, simplemente más "exótica".

Por cierto, de la infame versión que Ruper Sanders perpretó en 2017 mejor ni hablar (además solamente utilizó la BSO original de Kenji Kawai en los títulos de crédito finales).