28 enero 2017

Calaveras, relojes de arena y banderas rojas

A través de varias fuentes he ido leyendo sobre la historia de la piratería, y en concreto, de sus banderas. Aunque la imaginería popular nos ha dejado la Jolly Roger (bandera negra con una calavera y dos tibias cruzadas) como el arquetipo de las banderas piratas, cada capitán usaba su propia enseña, y aunque se repetían elementos como calaveras, esqueletos, dagas, etc.. prácticamente no tenían más cosas en común que infundir el miedo a sus posibles presas y ser una seña de identidad del capitán y su tripulación.

Así tenemos banderas muy originales, como la  Bartholomew Roberts, donde aparece él y un equeleto sujetando un reloj de arena. Roberts tenía otra bien curiosa donde aparecía él solo sobre dos calaveras, con las siglas ABH y AMH para dejar claro su intención sobre los gobernadores de Barbados y Martinica.

Me llamó la atención el uso en muchas de estas banderas del reloj de arena, claro aviso a sus victimas de que el tiempo va en su contra. Incluso en alguna de las banderas aparece el reloj de arena con alas, como la clásica representación cristiana del "tempus fugit".

Pero incluso el color no era siempre negro, siendo común llevar dos banderas, una negra y otra roja. Cuando el barco pirata izaba la bandera roja (red jack, o "la encarnada), la tripulación del barco "victima" ya sabia que no habría ninguna compasión por parte de los piratas.

Leyendo más, la historia del simbolismo utilizado también es interesante, ya que la utilización de la calavera y las tibias parece estar relacionadas con la orden de Malta, La calavera y las tibias se ha utilizado desde antiguo en los sepulcros cristianos, en especial por parte de estas ordenes religiosas y militares. Los caballeros de malta utilizaron su "patente de corso" contra los enemigos del cristianismo en el Mediterráneo (en el S. XVI) y se sabe que participaron como soldados en América y Asia en el S. XVII.

Podemos imaginar que algunos de estos caballeros de Malta, durante la guerra de Sucesión decidiera ampliar su patente de corso en el Atlántico, para seguir atacando a los enemigos de la cristiandad, en concreto a los barcos ingleses (la pérfida albión), utilizando una bandera que simbolizase su muerte como caballero. Luego los demás acabarían copiando su bandera y adaptándola a sus gustos..